BOUDOIR & EROS

"Según van apareciendo esas fotos reconozco a veces una parte de su rostro, tal similitud de la nariz y de la frente, el movimiento de sus brazos, de sus manos. Solo la reconocía por fragmentos , es decir, dejaba escapar su ser y, por consiguiente, dejaba esacapr su totalidad. No era ella, y sin embargo tampoco era otra persona. La habría reconocido entre millares de mujeres y, sin embargo, no la <<reencontraba>>. La reconocía diferencialmente, no esencialmente. La fotorafía me obliga así a un trabajo doloroso; inclinándome hacia la esencia de su identidad, me debatía en medio de imágenes parcialmente auténticas y, por consiguiente, totalmente falsas. Decir ante tal foto <<¡es casi ella!>> me resultaba más desgarrador que decir ante tal otra: <<no es ella en absoluto>>."

Roland Barthes